Las medidas de diligencia debida que impone la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo, impone a las entidades financieras, son acordes al Derecho comunitario. Así lo determina el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en una…