La banca española es la más castigada por las nuevas reglas de solvencia. Las entidades de nuestro país tendrán que emitir deuda anticrisis capaz de asumir pérdidas por más de 61.000 millones de euros para cumplir con el MREL, un cómputo cuyas condiciones aún se están debatiendo en Europa.

 …