Una nueva regulación de la Unión Europea
obligará a que el tipo de imposición aplicable en las compras online que se
hagan a partir de 2015 sea el del país del consumidor y no, como ahora, el del
país de origen de la empresa vendedora. Un cambio en el ecosistema fiscal
europeo que busca corregir…