Las cuentas públicas entregadas ayer por el Gobierno en las Cortes son, otra vez, una prórroga confortable de las vigentes, con algunas pequeñas alegrías en el gasto por la presencia de las elecciones generales en lontananza. Por convicción más que por obligación, el Gobierno no gira ni un…