El 10% del PIB estadounidense y más de 8 millones de empleos dependen del sector del transporte por carretera, uno de los que primero podría verse afectado por los avances de vehículos que se conducen solos y abrir la puerta de una reconversión tecnológica de consecuencias impredecibles.

 …