El Gobierno reconoce que no ha podido aplicar desde 2012 el aumento en la pensión de viudedad como marca la propia legislación por “la débil situación financiera” de la Seguridad Social y que, por ello, ha debido aplazar cada año la entrada en vigor de esta medida.

 

Así figura en una respuesta…