Un mercado laboral en recuperación y la ausencia de candidatos para puestos muy concretos ha aumentado la proliferación de los job hoppers, amados y odiados a partes iguales por las organizaciones. Porque si bien es cierto que el conocimiento y la experiencia de estos profesionales es un imán…