Sobornar a un funcionario público está castigado en Francia con una multa de 2,5 millones de euros para la empresa y hasta cinco años de cárcel para el directivo o empleado que cometa el delito. Pero el país galo ha decidido dar una vuelta de tuerca más a su legislación anticorrupción y, desde el…