La carrera por la digitalización de la economía europea no es ya una apuesta de futuro, sino una urgente necesidad del presente. Bajo esa premisa, la Comisión Europea ha presentado un ambicioso plan, con el que pretende movilizar inversiones públicas y privadas por valor de 50.000 millones…