Viven en la dehesa durante al menos dos años, hacen ejercicio a diario, respiran aire puro, disfrutan del sol, se echan la siesta a la sombra, y se alimentan de los recursos naturales que les proporciona el campo -de bellota y pasto durante el otoño, el invierno y el inicio de la primavera, y de…