En un trabajo en ratones, cuyos resultados publica la revista ‘Neuron’, vieron que los elevados niveles de actividad de dicha proteína aumentan significativamente también la activación de las “neuronas del hambre”, conocidas como AgRP, provocando una mayor ingesta de alimentos y, con ello, un…